¿Por qué se ponen los dientes amarillos?

Algunas veces el color de nuestros dientes no depende únicamente de nuestro cuidado.

Hoy en día una buena sonrisa es clave para disfrutar momentos únicos y especiales, sin embargo, la autoconfianza para lucirla y compartirla con los demás siempre ha estado relacionada con el color de nuestros dientes.

Todos buscamos una sonrisa que brille y se destaque entre los demás, por esta razón, al encontrarnos frente a un espejo y ver que el color de nuestros dientes es más amarillo de lo normal, despierta una profunda preocupación y pone en alerta nuestras prácticas de cuidado.

Si estás leyendo este artículo y te cepillas tres veces al día, utilizas tu seda dental todo el tiempo y mantienes una higiene oral ideal, pero aún no entiendes por qué tienes este problema, pueden existir causas ajenas a tu voluntad como la genética, es decir, una herencia familiar que hace que tus dientes sean más amarillos de lo habitual.

Además, también existen enfermedades a las que debes prestar mayor atención como la dentinogénesis, porque puede afectar la estructura de la dentina, provocando muchas manchas amarillas en tus dientes.

Otra causa ajena a la que nadie puede escapar es el paso de la edad, sí, a nuestros dientes también le pasan los años y esto desgasta el esmalte dental, elemento fundamental para el cuidado y protección de nuestra sonrisa.

También existen otras razones que afortunadamente podemos controlar, una de ellas es tener conciencia de nuestros hábitos alimenticios, pero muy pocos saben que algunos medicamentos tienen efectos secundarios en la coloración de los dientes.

Por ejemplo, los niños sin saberlo pueden sufrir desde temprana edad este problema cuando consumen algunos antibióticos, incluso, los adultos no escapan de estas consideraciones cuando toman medicamentos relacionados con los antidepresivos o antihistamínicos.

Por eso, a pesar que siempre escuchamos lo mismo y no prestamos atención, es importante consultar los efectos secundarios de cualquier medicamento antes de tomarlo.

Igualmente, también nos encontramos con las razones más cómunes y obvias, que nunca están de más, primero la mala higiene oral, la falta de limpieza y cuidado de tu sonrisa no solo provoca el color amarillo en los dientes, también puede generar enfermedades bucales más preocupantes y dolorosas.

Llegamos al factor más conocido y controlable por nosotros: el café y el tabaco sí afectan el color de nuestros dientes, no es mito, no es mentira; pero junto a ellos también se unen las gaseosas, el té, los vinos y los zumos de frutos rojos, pero tranquilo, no queremos que los evites para siempre, pero si es preferible no consumirlos de forma excesiva.

 

¿Y entonces ¿qué hago para blanquear mis dientes?

Lo primero que tenemos que aclarar es que no existe un tratamiento casero científicamente comprobado que resuelva este problema, descarta o no tomes en cuenta cualquier artículo que encuentres relacionado porque puede agravar el problema. Igualmente, es completamente falso que existan métodos naturales que puedas elaborar o practicar en casa.

La salud oral no es un juego y debe tratarse en serio, por eso la recomendación es acudir donde un especialista, primero para diagnosticar el origen que provoca la coloración de los dientes, para luego presentar los diferentes tratamientos de blanqueamiento dental que te puede ofrecer.

Y listo, terminamos, si esta información fue valiosa para ti o crees que es importante para alguien cercana, compártela.

Volver