Cepillado de dientes

¿Por qué el cepillado dental es tan importante para mis dientes?

Todo lo que necesitas saber sobre el por qué y el cómo se hace un buen cepillado dental lo encuentras aquí.

Todo el tiempo escuchamos sobre la importancia de tener un buen cepillado dental con el fin de mantener una buena higiene y adecuada salud oral. 

Pero realmente ¿sabes cuáles son los beneficios de un buen cepillado?

Empecemos porque esta simple práctica soluciona uno de los grandes temores que tenemos todas las personas: el mal aliento, ocasionado cuando se descomponen los restos de comida, por eso es recomendable un buen cepillado después de cada comida.

Un correcto cepillado ayuda a eliminar la placa bacteriana, que de no eliminarse de manera oportuna, se acumula en tus dientes, deteriorando la superficie dental ocasionando enfermedades como la caries e inflamación gingival, entre otras.

Pero antes, revisemos que lo estés haciendo bien: Primero recuerda que un buen cepillado de dientes debe durar mínimo 2 minutos y se debe hacer después de cada comida.

Lo segundo, es importante reemplazar tu cepillo de dientes cuando esté desgastado por su tiempo de uso, lo recomendable es cambiarlo cada 3 o 4 meses.

Recuerda que el tamaño y la forma del cepillo que utilices siempre debe estar adaptado a tu boca, esto con el fin de poder llegar a todas las zonas de tus dientes para limpiarlas con facilidad.

 

Ahora sí, finalmente ¿cuál es la técnica adecuada para cepillarse los dientes?

  • Coloca tu cepillo en posición horizontal sobre la encía superior e inicia el cepillado con movimientos verticales de arriba abajo, este movimiento debe cubrir las encías y los dientes.
  • Este movimiento debe repetirse con todos los dientes de tu boca.
  • Luego ubica tu cepillo de forma vertical y limpia la cara interna de tus dientes
  • Después de esto, recuerda que es muy importante limpiar la parte superior de los dientes molares, para ello, forma movimientos circulares, que sean suaves, pero firmes.
  • Finalmente, cepilla tu lengua, esto para evitar el mal aliento.

Recuerda que debes lavar tu cepillo después de cada cepillado y complementa tu higiene oral utilizando seda dental y enjuague bucal todos los días.

Volver