halloween-sonria

¡Cuidado, que las caries no te asusten en Halloween!

Con la celebración más popular de octubre, hay que mantener los ojos abiertos con los dulces que puedan recibir tus hijos.

Llegó Halloween, día que llevan esperando todos los niños del mundo para convertirse en su personaje favorito, divertirse con su familia y amigos, pero  sobretodo, para recolectar muchos dulces.

Un día donde los niños tienen la excusa perfecta para comer durante el día todos los dulces que puedan recolectar, un tema que los padres prestan poca atención, pero que puede traer consecuencias delicadas para su salud oral.

¿Qué puede salir mal? Normalmente, los niños dejan en su boca durante mucho tiempo los dulces o caramelos pegajosos, estos tienen bastante componente azucarado, un ingrediente que acelera el desarrollo de caries en sus dientes.

Igualmente, es importante fijar nuestra atención en esos dulces que pueden contener ácidos, porque aparte de ayudar nuevamente a las caries, también puede contribuir a la erosión dental.

Para evitar estos inconvenientes es importante seguir estas recomendaciones:

Limitar a tus hijos a comer una cantidad pequeña de dulces, la moderación en Halloween es importante para mantener la salud oral que llevas cuidando durante todo el año.

Otra recomendación clave es que después de comer cada dulce, invita a tus hijos a tomar un vaso con agua acompañado de un buen cepillado de dientes, con esto nos aseguramos que el azúcar de los dulces no se quede por mucho tiempo en la boca.

También es recomendable estar muy pendiente del tiempo en que los niños están masticando algún dulce pegajoso, es importante que no esté durante mucho tiempo y así evitar el desarrollo de las caries.

Y finalmente, no olvides que Halloween es una fiesta para disfrutar en familia, sin dejar a un lado la responsabilidad de cuidar la salud oral de todos, por eso, la recomendación más importante es visitar a tu odontólogo de confianza después de esta celebración, para que tus dientes y la de los más pequeños, sigan fuertes y sanos.

Volver