Dientes en el embarazo

¿Cómo el embarazo puede afectar mis dientes?

Si estás embarazada y sientes dolor o sensibilidad en los dientes, tienes que prestar mucha atención.

El embarazo siempre provoca diferentes cambios en el cuerpo de una mujer en sus múltiples fases, por supuesto, la salud oral no es ajena en el tema y los dientes pueden ser los más afectados con estos cambios.

Es importante prestar un especial cuidado a estos cambios, por lo general, las mujeres en gestación prestan atención a otros aspectos metabólicos sin tener en cuenta que algunos de ellos, tienen relación directa con algunas alteraciones bucales que se pueden presentar.

Por ejemplo, de acuerdo con la Asociación Estadounidense de Embarazo (APA), las hormonas que provoca el embarazo afectan de manera significativa la reacción del cuerpo de las mujeres a ciertas bacterias que se puedan presentar.

¿Qué significa eso? Si no existen los cuidados adecuados, pueden llegar a sufrir una enfermedad periodontal, lo que se traduce como una alteración en las encías y tejidos de soporte de los dientes, generando en muchas ocasiones fuertes dolores e inflamación. 

Los cambios hormonales también pueden ocasionar la aparición de granulomas piógenos, que aumentan el dolor y pueden dificultar la masticación de alimentos, por lo que requerirá un tratamiento quirúrgico.

Pero eso no es todo, el cuerpo en estado de embarazo también desencadena otras alteraciones como el aumento de flujo sanguíneo, lo que puede llegar a provocar incremento en la sensibilidad dental, por lo que habrá dificultades para ingerir alimentos fríos como el helado o calientes como el té.

También hay que sumar otros problemas más comunes como la caries dental, ocasionada por el cambio en la dieta y alimentación durante el proceso, entre otras lesiones erosivas del esmalte dental, perdiendo la protección y el brillo que requiere nuestros dientes.

¿Cómo evitar estos problemas dentales durante el embarazo?

Lo primero es mantener una buena higiene oral: cepillarse los dientes de manera correcta, utilizar la seda dental y llevar una dieta balanceada que no provoque algunos de los problemas mencionados anteriormente.

Además, así como es importante consultar a otros especialistas cuando el cuerpo sufre estos cambios, la salud oral no juega un papel secundario en este proceso, es fundamental recurrir a las clínicas odontológicas para prevenir inconvenientes que se puedan presentar a futuro.

Finalmente, una última recomendación: Si durante el proceso existe alguna fractura de un diente, aparecen caries o simplemente requiere de un tratamiento dental, debes acudir al odontólogo, quien indicará la conducta o tratamiento requerido y el momento indicado para realizarlo, esto con el fin de evitar complicaciones durante el proceso de gestación.

Volver