El chicle: ¿Amigo o enemigo de mis dientes?

Queremos aclarar algunas dudas frente al consumo de este caramelo que puede beneficiar la salud de tus dientes.

Los dulces son un antojo del que casi nadie escapa, a todos nos gusta disfrutar un rato de estos productos, independiente de saber si hacen daño o no a nuestra dentadura.

Entre los más consumidos se encuentra el chicle o goma de mascar, producto que en algún momento vemos al lado de cualquier caja registradora de un supermercado y algunas veces terminamos comprando.

Y a pesar que diferentes expertos recomiendan no consumir este tipo de dulces, el chicle puede ser una pequeña excepción de la regla frente a la salud oral, eso sí, con algunas particularidades que debemos tomar en cuenta.

El chicle que realmente beneficia tus dientes es el que no contiene azúcar, al masticarlo, se incrementa la producción de saliva y esta ayuda a arrastrar o eliminar las bacterias que se alojan normalmente en la cavidad bucal, de esta manera contribuye a mantener tu boca más limpia.

Pero cuidado, no todo es tan dulce con el chicle, por ejemplo, para aquellas personas que sufren de bruxismo es una mala idea masticarlo continuamente, ya que pueden incrementar la presión que se ejerce sobre los músculos generando dolor.

Además, para las personas que cuentan con ortodoncia lo mejor es evitar de cualquier forma este producto, debido a que puede tumbar los brackets o puede enredarse con los alambres.

Finalmente, si no sufres de bruxismo o si no cuentas con ortodoncia y te encanta masticar chicle sin azúcar, recuerda una cosa: Esto no reemplaza los correctos hábitos y rutinas de higiene oral,  porque a pesar de la producción de saliva no puede contrarrestar la placa bacteriana que se acumula en tus dientes al terminar de comer.

Por esta razón, el mejor cuidado para tu salud dental sigue siendo el cepillado dental después de cada comida y la visita regular con tu odontólogo de confianza mínimo cada 6 meses para una limpieza dental profesional.

Gingivitis ¿qué es y por qué debería preocuparme?

Es una de las enfermedades más comunes de la cavidad bucal y afecta las encías y puede ocasionar graves consecuencias para tu salud.

La salud oral no solo se refiere al estado o color de tus dientes, también existen otros aspectos de tu boca que en una cita odontológica son revisados por el profesional, como por ejemplo, las encías.

Este tejido, que soporta y mantiene nuestros dientes, es importante mantenerlo limpio y sano, esto se hace gracias a una buena higiene oral, cepillándonos los dientes y usando seda dental después de cada comida para evitar la acumulación de placa bacteriana.

Pero ¿qué pasa si esto no se hace de manera frecuente y correcta?

De no hacerlo correctamente, tus encías presentarían algunos problemas, como inflamación o hinchazón o cambio de color (normalmente presentan un tono de rojo oscuro).

Incluso, se pueden presentar otros síntomas que debes prestar atención como mal aliento y también pueden sangrar cuando te cepillas los dientes o usas el hilo dental.

Cualquiera de estos síntomas es un claro indicio de gingivitis, todo por cuenta de una mala higiene dental por dejar acumular la placa bacteriana alrededor de los dientes.

Si esta placa no es eliminada de forma diaria, puede acumularse debajo de la encía y se puede convertir en sarro o placa calcificada, esto hace que sea más difícil su eliminación y genere más bacterias en tu boca.

Si la inflamación gingival o gingivitis, no es tratada a tiempo, se puede transformar en periodontitis, una enfermedad bucal mucho peor que puede ocasionar la pérdida de los dientes.

Por esta razón, es importantísimo mantener una buena higiene dental para que esto no ocurra, pero adicionalmente, existen unas recomendaciones.

Evita hábitos como fumar o masticar tabaco, igualmente, incluye en la alimentación la vitamina C, también es importante mantener un control odontológico periódico. Para el caso de mujeres embarazadas, es importante realizar controles más seguidos, ya que durante este periodo es más alta la incidencia de este tipo de inconvenientes.

Finalmente, la recomendación más importante al presentarse estos síntomas es consultar de manera inmediata a tu odontólogo de confianza, recuerda que una limpieza profesional puede terminar de eliminar algunas bacterias que se esconden en tu boca y que no alcanzan a ser eliminadas con un buen cepillado dental.

¡Ojo! En navidad, ten cuidado con las caries

Si descuidamos nuestra higiene dental en esta época, pueden aparecer en cualquier momento.

En esta semana no podemos dejar de pensar en la navidad, con todo lo que ello conlleva: reencuentros familiares, villancicos, novenas, comida, alegría y felicidad. Pero también dejamos de lado algunas cosas importantes, una de ellas, la higiene dental que por ningún motivo debe descuidarse porque es el escenario ideal para que las caries dentales aparezcan.

Normalmente, en navidad nos encanta comer varios antojos como la natilla, las galletas y otros postres navideños que contienen altos niveles de azúcar. Si no tenemos una adecuada higiene oral, las bacterias que quedan depositadas en las superficies dentales puedan producir ácidos que atacan el esmalte ocasionando las caries.

Por esta razón, para estas fechas tenemos para ti dos invitaciones, la primera, tener presente siempre un buen cepillado dental después de cada comida para evitar la aparición de este problema.

La segunda es tener en cuenta los siguientes síntomas para estar alerta y solicitar una cita con tu odontólogo de confianza cuando se presenten:

Recuerda que el dolor o las molestias al momento de morder y masticar, siempre indican que existe un problema dental, igualmente, si al momento de consumir alimentos fríos o calientes sientes sensibilidad presta mayor atención.

Un efecto común en las caries es la halitosis, mejor conocida como el mal aliento, provocada por las bacterias que están acumuladas en tu boca, que incluso puede dejar un mal sabor en tu boca.

Otro síntoma al que debes prestar atención es un posible cambio de color en el diente afectado porque las caries pueden destruir sus tejidos, modificando la pigmentación dental oscureciéndolo, incluso, si te descuidas puedes sufrir la pérdida o fractura del diente al momento de masticar.

Finalmente, si no estás atento a estos síntomas, puede llegar a presentarse sangrado en la encía, esto es debido a que la falta de higiene oral y las caries puede producir inflamación y al cepillarte se ocasiona el sangrado.

Recuerda que en navidad no puedes descuidar tu salud dental para prevenir esta y otras enfermedades, si se presentan algunos de estos síntomas, solicita una cita con tu odontólogo de confianza.

Todo lo que debes saber sobre el blanqueamiento dental

¿Produce sensibilidad? ¿Se puede hacer en casa? ¿Dura varios años? Aclaramos todo en este artículo.

Tener unos dientes más blancos ahora es una preocupación de muchas personas al momento de mejorar su presentación personal, esto ha provocado que todas ellas se encarguen de investigar los pros y contras de este procedimiento.

 Ahora existe mucha información sobre el blanqueamiento dental, transformando muchas verdades en mitos sin sentido, abriendo nuevas inquietudes y mucha confusión para aquellas personas que quieren tener una sonrisa brillante y más blanca.

Por todo esto, queremos aclarar algunos detalles sobre el blanqueamiento dental de forma concreta, con el fin de evitar más confusiones al respecto.

Primero, como su nombre lo indica, el blanqueamiento dental es un tratamiento odontológico estético que consiste en aclarar el tono de los dientes, no es una limpieza dental, ni tampoco elimina enfermedades bucodentales.

Pero cuidado, este procedimiento para que sea exitoso, seguro y confiable, debe estar siempre supervisado por un profesional odontológico, esto es muy importante porque al ser un procedimiento estético, se requiere un análisis previo de la dentadura de cada persona para elegir el tono ideal de aclaramiento y el proceso más adecuado para lograrlo.

Este tratamiento puede llevarse a cabo en una clínica odontológica o en la casa, pero es muy importante la supervisión del profesional odontológico y seguir sus indicaciones,ya que todo procedimiento casero que no sea supervisado por un profesional, puede provocar graves consecuencias para la salud oral.

Incluso, tampoco se recomienda utilizar productos que se pueden encontrar en el mercado estético con propuestas de valor más económicas para el blanqueamiento, recuerda que cada dentadura es diferente a las demás, al menos consulta con tu odontólogo más cercano la utilización de estos productos.

También es muy importante tener en cuenta que ANTES del blanqueamiento dental, tu boca y dentadura debe estar 100% saludable, sin caries, sin problemas en tus encías y sin ningún síntoma que pueda afectar tu salud oral, de lo contrario, no es recomendable someterse a este procedimiento.

Igualmente, para las personas que sufren de hipersensibilidad dental, este procedimiento puede incrementar los síntomas al consumir bebidas o comidas frías, sin embargo, suele desaparecer unas horas después, es por esto que es muy importante un chequeo previo por parte del especialista antes de someterse a este tratamiento.

Finalmente, los resultados de un blanqueamiento dental son inmediatos y pueden durar entre 6 meses y 2 años, pero la duración depende de la edad, de la higiene oral del paciente y de hábitos alimenticios,m es por esto que es muy importante evitar bebidas oscuras como el vino, el café, té y hábitos como el cigarrillo.

Tu salud oral puede decir cómo está tu cuerpo

La salud oral hace referencia no solamente a tus encías, dientes o boca, también tiene una estrecha relación con tu organismo y salud general.

Es muy frecuente que las personas den por sentado que los aspectos relacionados a la salud oral como las encías, dientes y boca, normalmente se encuentren saludables, gracias a un buen cepillado dental. Sin embargo, esto hace que las personas no acudan regularmente al odontólogo.

El cuidado de la salud oral y una buena higiene oral, no solo previene las enfermedades periodontales, la pérdida de dientes, las caries o cualquier otra molestia que impide hablar, masticar o sonreír de forma correcta, también es capaz de prevenir otras enfermedades que pueden afectar nuestro cuerpo.

Muchas personas no tienen en cuenta que la salud oral está muy relacionada con la salud general, ya que hay algunas enfermedades sistémicas que tienen manifestaciones en la cavidad oral.  

Por ejemplo, las personas que cuenten con un sistema inmunológico débil podrán reflejar en su boca mayores niveles de infección por la acumulación de bacterias, igualmente, algunas enfermedades vasculares y gastrointestinales pueden afectar gravemente la salud oral.

Asimismo, una atención bucodental adecuada y oportuna puede identificar síntomas asociados a  problemas renales, enfermedades respiratorias y cardiovasculares, incluso, trastornos digestivos y anorexia.

Un buen control odontológico también ayuda a controlar las manifestaciones en boca ocasionadas por enfermedades como la diabetes, normalmente, las personas que sufren esta enfermedad suelen sufrir de encías inflamadas e infectadas, lo que puede ocasionar la pérdida de dientes.

Incluso, el mal aliento tiene mucha relación con las enfermedades renales, si los riñones no están funcionando de la mejor manera se puede liberar derivados de una mala descomposición de proteínas, dejando un sabor desagradable en la boca.

Finalmente, las personas que padecen una enfermedad en las encías están propensas a sufrir enfermedades cardiovasculares, que pueden llegar desde afecciones cardiacas hasta posibles derrames cerebrales.

Por esta razón, es importante identificar estos problemas a través de chequeos o citas regulares, para que sean diagnosticadas y tratadas a tiempo, porque la salud oral es mucho más que tener solo unos dientes sanos. 

¡Cuidado con lo que comes en esta navidad!

La época más alegre del año, puede convertirse en la más triste para tus dientes si no mantienes una buena higiene dental.

En diciembre, la navidad para los colombianos significan muchas cosas: reencuentros especiales, regalos, villancicos, pero sobretodo, infinitos banquetes de comida para toda la familia.

Y sí, es un momento especial, que solo vivimos una vez al año, pero no debemos descuidar nuestra salud oral consumiendo algunos alimentos que pueden dañar nuestra dentadura con la aparición de caries o que pueden manchar nuestros dientes.

Por esta razón es muy importante que consideres lo siguiente en estas festividades:

Ten cuidado con los dulces, las galletas navideñas y la natilla, todas ellas contienen una alta dosis de azúcar que pueden provocar la aparición de caries.

Por supuesto, algunas bebidas alcohólicas no faltan durante esta época, no olvides que los vinos pueden oscurecer tus dientes, igualmente, otras bebidas como las gaseosas pueden erosionar el esmalte dental.

A pesar que no es un alimento, en los reencuentros familiares, muchas veces existen los fumadores sociales, es importante recordar que el consumo de tabaco ocasiona siempre manchas en el esmalte por culpa de la nicotina y afectaciones a nivel de las encías. 

Y, la más importante de todas las consideraciones, es que no pierdas o alteres tu rutina para mantener una buena higiene bucal, normalmente, en estas fechas con las reuniones, las comidas y las novenas, se relaja la atención del cepillado dental, después de cada comida, no olvides que el enjuague bucal no reemplaza el cepillado.

Finalmente, si actualmente estás recibiendo algún tratamiento dental, la recomendación es no suspenderlo y continuar con los controles en estas festividades, así puedes prevenir y evitar cualquier dolor o irritación que se presenten en tus dientes, para que puedas sonreír en esta navidad.

¿Por qué se separan los dientes?

Si presentas esta condición, es momento de empezar a llamarla por su nombre: diastema.

Una sonrisa alineada es la mejor presentación personal ante cualquier situación, por esta razón, es importante mantener una buena higiene oral para prevenir futuras enfermedades en tu boca.

Sin embargo, hay dificultades que a veces no podemos solucionar por nuestra cuenta, una de ellas, es la separación de dientes, mejor conocida como diastema.

¿Qué es un diastema? 

En palabras sencillas, es el aumento de espacio  entre dos o más dientes, se presenta frecuentemente a nivel de los de los incisivos centrales superiores, pero ojo, se puede dar entre otros dientes.

Aunque esta condición sea fácil de identificar, hay que tener en cuenta que en los niños es habitual que los dientes estén más separados, pero si esta condición persiste una vez se hayan caído los dientes temporales o llamados dientes de leche, se debe consultar a un odontólogo para buscar la solución adecuada oportunamente.

Existen varios motivos por los cuales se presentan los diastemas

¿Por qué se separan los dientes? 

Entre los múltiples factores que se presentan, el más común es el desorden que puede existir entre el tamaño de los dientes con el tamaño del maxilar ya sea superior o inferior, es decir, si los dientes son muy pequeños para el hueso maxilar, es posible que se formen estos espacios o huecos entre piezas dentales.

Otra razón es que todos nosotros contamos con frenillos labiales y lingual, estos son unas membranas que intervienen en los movimiento de diferentes partes o estructuras anatómicas de la cavidad oral como los labios y la lengua. Si los frenillos labiales  presentan alguna anomalía en su formación o ubicación dentro de la cavidad oral, es probable que interfiera en la correcta posición de los dientes generando así diastemas entre los incisivos centrales superiores o inferiores.

¿Cómo resolver este problema?

En Sonría contamos con varios tratamientos que se ajustan a tus necesidades y a la condición que presente en este caso, tu diastema.

Existen diferentes soluciones como iniciar un tratamiento de ortodoncia con  alineadores dentales o con ortodoncia convencional, realizar tratamientos restaurativos con resinas de alta estética o carillas, pero en todo caso antes de tomar una decisión, te invitamos a consultar el tratamiento más adecuado en tu clínica Sonría más cercana.

¿Por qué el cepillado dental es tan importante para mis dientes?

Todo lo que necesitas saber sobre el por qué y el cómo se hace un buen cepillado dental lo encuentras aquí.

Todo el tiempo escuchamos sobre la importancia de tener un buen cepillado dental con el fin de mantener una buena higiene y adecuada salud oral.

Pero realmente ¿sabes cuáles son los beneficios de un buen cepillado?

Empecemos porque esta simple práctica soluciona uno de los grandes temores que tenemos todas las personas: el mal aliento, ocasionado cuando se descomponen los restos de comida, por eso es recomendable un buen cepillado después de cada comida.

Un correcto cepillado ayuda a eliminar la placa bacteriana, que de no eliminarse de manera oportuna, se acumula en tus dientes, deteriorando la superficie dental ocasionando enfermedades como la caries e inflamación gingival, entre otras.

Pero antes, revisemos que lo estés haciendo bien: Primero recuerda que un buen cepillado de dientes debe durar mínimo 2 minutos y se debe hacer después de cada comida.

Lo segundo, es importante reemplazar tu cepillo de dientes cuando esté desgastado por su tiempo de uso, lo recomendable es cambiarlo cada 3 o 4 meses.

Recuerda que el tamaño y la forma del cepillo que utilices siempre debe estar adaptado a tu boca, esto con el fin de poder llegar a todas las zonas de tus dientes para limpiarlas con facilidad.

Ahora sí, finalmente ¿cuál es la técnica adecuada para cepillarse los dientes?

  • Coloca tu cepillo en posición horizontal sobre la encía superior e inicia el cepillado con movimientos verticales de arriba abajo, este movimiento debe cubrir las encías y los dientes.
  • Este movimiento debe repetirse con todos los dientes de tu boca.
  • Luego ubica tu cepillo de forma vertical y limpia la cara interna de tus dientes
  • Después de esto, recuerda que es muy importante limpiar la parte superior de los dientes molares, para ello, forma movimientos circulares, que sean suaves, pero firmes.
  • Finalmente, cepilla tu lengua, esto para evitar el mal aliento.

Recuerda que debes lavar tu cepillo después de cada cepillado y complementa tu higiene oral utilizando seda dental y enjuague bucal todos los días.