Cuidado dental en los niños

Los seres humanos crecen aceleradamente durante los primeros años de su vida: En la etapa de la infancia se manifiestan diversos cambios estructurales, entre los que se encuentra el crecimiento de su dentadura. Este blog te ilustrará acerca de esos cambios y cómo afrontar estos en casa y de la mano de tu profesional en odontología.

Durante la etapa inicial de la vida de los seres humanos, el crecimiento se presenta de forma acelerada tanto en lo físico como en lo mental, por lo que su familia debe prestar especial atención en aspectos como la formación ósea. En este caso, haremos énfasis en el crecimiento de la dentadura, la cual ayuda desde pequeños a una digestión adecuada y a forjar su apariencia; además de, en el caso de los dientes temporales o de leche, reservar los espacios para el surgimiento de la dentadura permanente. A continuación, te mostraremos qué cuidados debes tener desde los primeros meses de vida con tus hijos, así como inculcarle desde el momento en que pueda hacer uso del cepillo dental, una limpieza adecuada de su boca.

– Desde los primeros meses, limpia las encías de tus hijos con una gasa húmeda. Es importante prevenir el surgimiento de la caries desde el primer instante.

– A los niños menores de 3 años, tan pronto como empiecen a salir sus primeros dientes temporales, se debe iniciar un cepillado con crema dental fluorada en una cantidad proporcional a un grano de arroz; haciendo esta rutina dos veces al día o de acuerdo a las recomendaciones del odontólogo.

– Desde los 3 hasta los 6 años, incrementa la cantidad de crema dental usada, teniendo como referencia el tamaño de una arveja para hacer la limpieza. Debes estar siempre presente cuando inicie esta rutina para evitar la ingesta de la crema.

– Cuando esté seguro que el niño pueda realizar esta rutina por sí solo y al haber dos dientes juntos, enséñale el uso de la seda dental para eliminar restos de comida y evitar el crecimiento de placa y posterior caries.

– El cuidado de la dentadura temporal influye altamente en el desarrollo de la dentadura permanente: evita el alto consumo de dulces y bebidas azucaradas en niños para disminuir la posibilidad de tener caries.

– Durante esta etapa, es frecuente que los niños chupen su pulgar: Usualmente esta acción se lleva a cabo en los primeros años como parte de su descubrimiento del mundo y en una etapa posterior por causas como ansiedad. Si después de los 2 o 4 años de edad no deja de succionar sus dedos, acompaña a tu hijo y ayuda a determinar la causa para este comportamiento, así como elogiarlo cuando no haga esto. Así podrás evitar el daño en sus dientes permanentes.

– Alimenta a tu hijo con la lactancia durante sus primeros seis meses, así disminuirás la formación de dientes torcidos en un 72%.

– Lleva a tu hijo a sus citas con el profesional cada año para realizar un seguimiento a su crecimiento y tomar los correctivos correspondientes.

Como premisa, debes prestar esencial atención al crecimiento de tu hijo y acudir a tu profesional si observas alguna anormalidad de cualquier tipo. Cuida su salud y brinda la mejor protección a tu familia de nuestra mano.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver